domingo, 12 de marzo de 2017

Mono de Mono (Mono Music, 2017)

Mono supone la vuelta de Eduardo Galán, Draco, guitarra y responsable de las producciones de la banda Volador. Aliado junto a Sergio Rodrigo y Jorge García, Mono nos ofrece 9 cortes de corte clásico en su propuesta. Pop en las melodías y acercamientos más rotundos a la electricidad en momentos puntuales con una herencia negroide de la escuela del Station to station. Tu recuerdo nos lleva a esos experimentos ácidos de La Unión y la manera con la que se impone la trepidación en Sin alas demuestra que los ejercicios de estilo son algo presente en el primer LP de Mono. El lirismo está presente en Universo, con un interesante ejercicio vocal, las guitarras se mezclan con una expansión pop de sabor naif. El vampirismo ochentero en Sin una eternidad y por supuesto Planeta Azul remite, por su apetitosas acústicas, por sus programaciones etereas, a Elefantes. Mono es parte de la esperada vuelta de los nuevos románticos, aquellas olas en las que el soul blanco perdía su vergüenza y jugaba con lo preciosista, cuidando sus detalles. Frío es una oda desgarradora que nos lleva hasta Despertar, donde Jorge se eleva como un vocalista notable que se deja arropar en una producción sin excesos pero de una pulcritud necesaria. El cierre, con la delicada Quédate, sigue dejando claro que esa es la intención de Mono, buscar un lugar en nuestro espacio emocional a base de oficio y brillo. Nueva y vieja marea que se eleva sobre nosotros hasta cubrirnos del todo.