jueves, 16 de marzo de 2017

Espíritu de Margot S08E14: Matemáticas y música pop aragonesa

Resultado de imagen de número pi

Descargar aquí
Descargar desde Aragón Radio

Aprovechando el día mundial del número Pi profundizamos en la relación que existe entre las matemáticas y la música pop aragonesa: hablaremos de unidades del sistema internacional, también hablaremos de elipses y rombos y quizá, también, algún círculo.

Con canciones de EN (Charly Aquilué), Radio Futura, Días de Vino y Rosas y El Niño Gusano.




domingo, 12 de marzo de 2017

Escuela de capataces de Miqui Puig (LAV Records,2017)



El nuevo disco de Miqui Puig es una declaración de principios. Es una exposición de polaroids en la que cada sala es mejor que la anterior y en la que avanzas sabiendo que lo que dejas detrás es solo ceniza. Mique ha esperado con la paciencia de un amanuense para ordenar en su cabeza las notas que sobrevolaban hasta que se ha impuesto la justicia y el honor. Ha contado las historias con un ritmo pop inconfundible. Un disco muy Miqui.

Ella me salvó (BB sin sed): Se abre el LP con trepidación. No es un mérito, es una obligación. Es Patacho hablando de los Mig-Mag en una habitación con Algora, es un as de picas comprado por trece monedas en el rastro. Bebe, bebe, le dice Franc Lluis a David de la Cruz, bebe aunque no tengas sed, porque todavía quedan muchos kilómetros.



Los módena: En la dos el single de apertura. Canción de estribillo, canción de puños en alto, ojos en blanco. La lista de peticiones: vino blanco y unos cucuruchos con freiduría. A los rockers nos cuesta llevar la paridad en los calcetines.

El sastre de Genestacio Dandismo y envidia. Una mezcla ampulosa. Una historia de viernes para Jarvis y para Weller. Los dos frentes al espejo, Miqui frente al espejo. Y fuera, John Foxx espera ver qué queda de Europa después de la lluvia. Y el saxo, bendito, remite al Dios del principio: la vida es subir y bajar en un ascensor desde tu casa a la calle, antes y después de la fiesta.


Sofia Schmidt-Perez del Oso: Es el momento de volver a los jóvenes americanos. ¿Se puede ser más grande que Miqui Puig llevándome de vuelta a Filadelfia? El violín, el segundo violín, mil violines convertidos en un grito de guerra. Puig amaga con los Desmond Dekker para llevarnos hasta el borde de la playa. No, yo no me baño, es una excusa para las hogueras de esta noche.

El chico que gritaba acid: Rompeolas, punk rockers enamorados, las ginebra nacional, de Glaswov a North Barcelona, el chico que hablaba de Revival ahora habla de Acid. Los tatuajes se llevan en el alma. Aquellas columnas que leías a escondidas en un trabajo que odiabas. Hambriento de canciones, hambriento de amigos: estribillo otra vez perfecto. Todas las fiestas de mañana

La teoría del hombre invisible: Volvemos a la bodega. Allí nos juntábamos varios fantasmas a la espera de tomar el cócktail perfecto. ¿Qué nos faltaba ver? La lucidez del spoken word, los personajes que aparecen para esperar una historia mejor, una vida mejor. Habla de la víctima que hace el número diez, de los gritos que nos mantienen vivos. Dormir es morir.

Línea clara: Vivir en Bruselas, quitarse el sudor con un pañuelo que usó Jacques Brel, decidir cuándo ha terminado el otoño. El mordisco como excusa para la almendra. Las gafas de volar de Saint-Exupéry, las bielas de De Vlaeminck y un relato de John Cheever.

Cuidado con los perros: Abre el abanico otra vez. Es momento de bailar, de darle al charles, demostrar los años y los singles de Dutronc, las pasiones y las chicas que se escapan por unos centímetros. El toisón de oro y llegan los metales. No hay disco sin metales. Esperaremos hasta que chasquees los dedos con cariño.

Nuevo rock americano: Lánguido, cotidiano, a la contra. Miqui Puig ha puesto una cámara de cartón en todas nuestras casas. Sabe que los que pelean son los que acaban más rotos.



La hora del brindis: Las percusiones, las programaciones y otra vez el cierre, los amigos ausentes dejaron sus discos detrás. Quizá una de las cumbres literarias del año cuando Puig escribe: Tiene alguien a quien cuida como mandan las canciones.

Vos trobava a faltar: El cierre es enérgico, hermosísimo, como cuando sabes que la próxima vez que veas a tu colega la fiesta aún será mejor. Principiantes que ya saben qué camino elegir. El puzzle en el que todo encaja, la luz perfecta sobre un atril, una canción que sirve para cerrar y para abrir. Mi corazón y mis oídos.



Miqui Puig entrega un disco que es un todo. Un todo narrativo de potencia inigualable. Con su voz en perfecto lugar, elevándose sobre las cuerdas, los órganos y las guitarras. Sin rastro de divismo pero pleno de mitología. Un Miqui que habla de alcohol y de Dios como un tributo involuntario a los que se han marchado, un Miqui ligeramente distópico (herencia de las noches de radio al frente del micro en Can Tuyus), clásico, más clásico que nunca. Ha elegido la mejor de sus gabardinas, la que te permite caminar bajo la lluvia con entereza. Porque de buen gusto anda más que sobrado.

Mono de Mono (Mono Music, 2017)

Mono supone la vuelta de Eduardo Galán, Draco, guitarra y responsable de las producciones de la banda Volador. Aliado junto a Sergio Rodrigo y Jorge García, Mono nos ofrece 9 cortes de corte clásico en su propuesta. Pop en las melodías y acercamientos más rotundos a la electricidad en momentos puntuales con una herencia negroide de la escuela del Station to station. Tu recuerdo nos lleva a esos experimentos ácidos de La Unión y la manera con la que se impone la trepidación en Sin alas demuestra que los ejercicios de estilo son algo presente en el primer LP de Mono. El lirismo está presente en Universo, con un interesante ejercicio vocal, las guitarras se mezclan con una expansión pop de sabor naif. El vampirismo ochentero en Sin una eternidad y por supuesto Planeta Azul remite, por su apetitosas acústicas, por sus programaciones etereas, a Elefantes. Mono es parte de la esperada vuelta de los nuevos románticos, aquellas olas en las que el soul blanco perdía su vergüenza y jugaba con lo preciosista, cuidando sus detalles. Frío es una oda desgarradora que nos lleva hasta Despertar, donde Jorge se eleva como un vocalista notable que se deja arropar en una producción sin excesos pero de una pulcritud necesaria. El cierre, con la delicada Quédate, sigue dejando claro que esa es la intención de Mono, buscar un lugar en nuestro espacio emocional a base de oficio y brillo. Nueva y vieja marea que se eleva sobre nosotros hasta cubrirnos del todo.

jueves, 9 de marzo de 2017

Espíritu de Margot s08e013: Colección de favoritas con Víctor López


Descargar aquí
Descargar desde Aragón Radio

En esta ocasión y recuperando la buena costumbre de colección de favoritas, estuvo con nosotros el responsable del patronato de artes escénicas, Víctor López...hablamos de canciones, de baloncesto, de la vida, del underground, de la gestión pública y privada...del esfuerzo por mezclar escenarios,ciclos y arte...

Hubo tiempo para hablar de Germán Coppini, Pedro Vizcaíno, la saga del Niño Gusano, ¿dónde se sienta Loquillo?, Obradoiro vs Tecnyconta, Fito Páez o Rufus...todo en Comunidad Sonora-Espíritu de Margot en Aragón Radio dirigido por Alberto Guardiola. 

jueves, 23 de febrero de 2017

s08e13: Una pequeña parte del mundo de Amaral


La pasada noche dedicamos un programa monográfico a uno de los discos más grandes de la historia del rock y el pop aragonés: Una pequeña parte del mundo de Amaral, su segundo LP, un disco de los que abren una década. 
Resultado de imagen de una pequeña parte del mundo de amaral

La producción endeble del primer disco había lastrado las grandes canciones del debut, así que  Eva y Juan se lanzan a buscar nuevos espacios. Con una mirada en el incipiente rock latino de Aterciopelados o Fabulosos Cadillac (el disco se abre con un guiño claro a la banda del Señor Flavio y Vicentico) y otro lado las tradición aragonesa de Mas Birras o Proscritos (que entonces tenía en Malamente otro seguidor acérrimo) se une a su fascinación por el mundo anglosajón y por ello marchan a Londres donde graban con Cameron Jenkins (un ingeniero de sonido de Rolling Stones o Elvis Costello) y que había trabajado con Bunbury en la grabación de Pequeño (donde Eva había colaborado), enamorado de las voces y las canciones. 

Una pequeña parte del mundo fue lanzado el 17 de marzo de 2000. Consta de doce canciones compuestas por Eva Amaral y Juan Aguirre más la versión de un tema de la cantante Cecilia. Nada de nada. El primer sencillo que se lanzó para promocionar este segundo trabajo fue «Cómo hablar», canción que posteriormente se regrabaría con la colaboración de Antonio Vega.  La anécdota, la versión de Nada de nada de Cecilia (que conocen a través de una cinta de cassette comprada en una gasolinera), hay folk rock americano a lo Tom Petty, hay violines como los grandes crooners se merecen, está la furia sangrante de una Patti smith desatada, bailando descalza. Está Juan, siempre en la sombra, siempre discreto, pero capaz de dar brillo a una canción con la sobriedad de su acústica o con mil ampulosidad de la eléctrica. Armónicas, hammond, producciones a lo Trabuccelli...
Resultado de imagen de patti smith
El disco vende 80.000 copias. Es un primer éxito. Entre el año 2000 y el 2002 se publican en Aragón el primer disco de Muy Poca Gente, el primero de Los Cármenes o por ejemplo Banda Sonora Original de Dos Lunas, un disco de peso, Lapuente trabaja como mánager en la época con Amaral y su impronta, la de uno de los más grandes compositores de nuestra tierra, está en este tema, mi favorito, sin duda, Botas de terciopelo.
Resultado de imagen de dos lunas jose lapuente
La gira de la banda es de aproximadamente 80 conciertos y hay una renovación en la banda: Santi Comet en los teclados (que era un habitual en la noche zaragozana y después ha estado tocando con Loquillo, amigo de Lapuente y también con su proyecto Los Peces), Alberto Gamón (que había tocado, por ejemplo, con Niños del Brasil) en la batería y Manolo Mejías en el bajo. Tocan en las fiestas del 23 de abril en el Centro Pignatelli en el año 2000. 
Resultado de imagen de amaral 2000
Una parada en Nueva York, en el LAMC en el año 2001 (Conferencia de la música alternativa latina), uno de los primeros conciertos en Radio 3 en el año 2000 (donde se puede ver cómo suena la banda en directo, con Aguirre a la guitarra, acústica y eléctrica, muy sólido, también en los coros)

Y quizá uno de los momentos más bellos, el 2 de enero de 2001 y recordando a Nick Cave o a Esclarecidos, concierto en el Teatro Principal de Zaragoza. Un concierto que fue mítico, por la ciudad y el repertorio.

Todos hablamos de que el síndrome de los segundos discos es un peligro, pero es que este segundo disco es mucho mejor que el primero, no sobra casi nada. En letras, en sonido, en actitud. Es mi disco favorito y el más redondo en mi opinión. Luego han seguido llegando grandes canciones, pero quizá un disco con la fuerza en el imaginario colectivo que tiene este no va a ser posible, éramos rockeros, muy rockeros y este disco era un placer nada culpable. Luego vendría el éxito y la felicidad y nos alegramos de ellos, pero esos años, buff, nunca van a volver. 

400 estilos de Facundo (Rock Cd Records, 2017)

Resultado de imagen de facundo 400 estilos

Un disco de pop que llama a Brett Easton Ellis en su primer tema siempre jugará con ventaja en mi corazón. Entre el ayer y el hoy las décadas van pasando y las luces de los clubes siguen parpadeando, como si la culpa de la intoxicación vital la tuvieran las bombillas. 400 estilos es el primer LP de Facundo y todos deberíamos amarlo. Porque sus letras se elevan sobre lo banal sin llegar a lo pretencioso: amo al que escribió: “cuántas veces han robado del trastero de tu vida” y soy un crítico temido entre los letristas de la canción ligera. Un disco pop sin un hit inmediato no es un disco ni es pop. Y eso llega con Siento haberte ilusionado, la vuelta al clásico, a la melodía perfecta. Hace mucho que esa canción entra y sale de nuestras vidas. Una nueva versión más contundente para ganar el set definitivo. Ese concierto tan costabravista de Ryanair hacen que los amores de playa y montaña vuelvan, como las lágrimas por los amigos ausentes. Hay trepidación y hay guitarras magnéticas recién traídas de otras décadas, abriendo al grito final, hay épica cotidiana en San Miguel y el final con Sexy Song, como un bis preconcebido, como el cierre psicobilly depilado de un concierto imposible, como Tarantino y Luis Cebrián bebiendo licor de café e imaginando la última pantalla de un videojuego basando en Renaldo y Clara.


Suculenta producción de Rafa Domínguez, las guitarras de Javier Tafalla es un sintagma nominal que se explica por sí solo. Las voces empastadas en la mejor tradición Algora-Garuz, la polivalente sección rítmica de dos mitos del rock como Jorge y Ángel, que saben lo que se hacen.Un disco sin aristas, solo redondeces. Háganle sitio dentro de su colección de favoritas.  

jueves, 26 de enero de 2017

Décimo aniversario del Ráscale Guille en Espíritu de Margot (Comunidad Sonora)


El próximo domingo 29 de enero en la tienda Musicópolix de la plaza San Braulio de Zaragoza un concierto (Enroscados) y una exposición de fotos del concierto realizadas por Nacho Hacha. 


Con canciones de Enemigos, Desperados, Mamá, Calamaro, Burning y el gran Moris Birabent. 

En este mes de enero de 2017 se cumplen diez años del primer Ráscale Guille, Concierto y recuerdo para uno de los grandes músicos que ha dado este país y que encima vivió sus últimos años en nuestra Zaragoza, en nuestro Aragón. 
Resultado de imagen de ráscale guille 2007
¿Qué decir de Guille? Ya hablamos de él en nuestro programa: fundador de Desperados, bajista de los primeros Rodríguez, grabó y giró con La Frontera, Ariel Rot, Andy Chango y Jaime Urrutia, fue el último guitarra solista de los Trogloditas y durante mucho tiempo fue la mano derecha de Andrés Calamaro en sus mejores años solistas. Tocó y cantó con mil amigos y fue el alma de Malasaña y en los últimos años de su vida, en Zaragoza. 

¿Qué Zaragoza? Han pasado diez años y parece otra: ¿Dónde podías ver a Guille en Zaragoza? Pues en el Azul, el bar que estuvo tantos años al lado de la estación de autobuses, en la calle Pizarro. Hoy no hay ya Azul, ni tampoco estación de autobuses. En esa época el Azul era como un sitio mítico, de rockeros y artistas. También en la Estación del Silencio, donde celebró su cuarenta cumpleaños. O en el Candy Warhol donde sus zapadas con Fernando Frisa, con Nacho Estévez o con Cuti fueron históricas. Montó varios grupos de versiones para divertirse con sus colegas: Habba con hache en el que estaba también Frisa, Gonso de Días de Vino y Rosas, Copi, Pedro Andreu, Alan Boguslavsky, Jose Lapuente... grabó en los discos de Gonzalo Alonso, grabó y compuso con los Cármenes, tocó en el disco Primera vuelta completa de Juanjo Javierre... también junto a sus compañeros de la banda de Calamaro, el Niño Bruno o Candy Caramelo era habitual verlo tocar en garitos como el Café Artistas, desaparecido antro junto al Pabellón de los Deportes donde se arrancaba con temas de Los Mestizos o Enemigos. 

Guillermo había fallecido en el verano del año 2006 y en enero de 2007 en una sala Multiusos llena grandes bandas y músicos se juntaron: 26 de enero. (Antes en Madrid): El concierto tenía la peculiaridad de que la taquilla recaudada sería donada a una asociación contra el cáncer infantil. Para la ocasión también se crearon camisetas y chapas con el lema “Ráscale Guille”.Tal y como estaba previsto en el horario, el homenaje iniciaba su andadura a las 21 horas. 

Lo demás es historia.